Todo visualmente materializado para el visitante
Lima-Perú

homelessdamonalbarn:

Hobo Damon tries to hide from Liam Gallagher, but Liam is on to him.

La trascendencia de Vincent Van Gogh mediante su sufrimiento.

La vida de Vincent Van Gogh parece sacada de una novela trágica, esta marcada por la desesperación, la depresión, las decepciones, amarguras, enfermedades, la pobreza y principalmente el desamor de su propia madre. Este último factor será la causa de su dolor, cada rechazo de una mujer lo llevará al vivo recuerdo de su madre, lo llevará a ser un ser humano sumergido en la infelicidad, lo tildarán de demente o incomprendido y tendrá que vivir con ese mar de sufrimiento hasta el final de sus días.

A pesar de haber abandonado el colegio para poder ayudar en el hogar, Vincent era un hombre muy culto, sabía hasta 4 idiomas, pero su intelecto no lo salvará de la pobreza .Mantenido por el menor de sus hermanos Theo Van Gogh quien trabajaba en una galería de arte, codeándose así él y Vincent con los pintores de la época y con los pintores de lo que será el Impresionismo.

El Impresionismo era un movimiento nuevo a fines del siglo XIX, este movimiento consiste en mostrar el mundo fuera de una habitación y en mostrar los sentimientos del pintor a través de sus cuadros.Peo como mencioné es un movimiento nuevo, nunca antes visto y no es aceptado en aquel entonces porque cuando algo es nuevo surge los temores y las dudas de si es o no es correcto, recibiendo críticas desfavorables; por lo cual Vincent es un rechazado por sus obras, sin poder vender sus cuadros para poder vivir de su arte.

En conclusión, personalmente creo que el sufrimiento de Vincent Van Gogh y sobre todo el desamor de su propia madre hacia él, irónicamente es lo que lo lleva al éxito después de su muerte . Vincent es uno de los pocos artistas donde su arte ha trascendido a lo largo del tiempo y es gratificante que sus obras no hayan sido efímeras porque sin él no habría historia en el movimiento del Impresionismo.

                  -  Michelle Acosta Cristóbal.